El Gran Turimiquire: Trono de los Dioses y manantial del Oriente venezolano.

Uno de los lugares importantes del oriente venezolano es el sistema hidráulico del Turimiquire, por tal motivo conozcamos la historia y las características generales de la principal fuente de agua y vida de la región oriental.


Atendiendo a su estratégica ubicación y potencial hidrográfico, en los años 70 se inicio en el estado Sucre la construcción de la represa de El Turimiquire la cual fue inaugurada 01 de Noviembre de 1988 por el presidente, Jaime Lusinchi. Este sistema está enclavado en la Zona Protectora de igual nombre la cual tiene una extensión de 540 mil hectáreas en donde nace los río Manzanares, Guarapiche, Colorado, Guayabo y Neverí cuyas aguas alimentan un embalse de 1500 hectáreas el cual esta represado por un tapón de represa que mide 113 metros de altura que en definitiva contiene el 80 % del agua que posteriormente consumen los habitantes de la región nororiental

Vista del embalse del Gran Turimiquire.

El Gran Turimiquire, cuya palabra en lengua Cumanagota significa "Trono de los Dioses", comprende de un sistema de distribución de agua de gravedad que administra la empresa Hidrocaribe quien controla el funcionamiento de la planta de Tratamiento José Antonio Anzoátegui, el túnel Guacaman y las tuberías que transportan el vital liquido que es consumido la Isla de Margarita, lo cual le da un carácter de vital subsistencia y desarrollo de toda la región oriental lo cual debe ser preservado con orgullo.

Recordemos que los cumanagotos son una etnia de la rama caribe que vivía en el centro y centro-oriente de Venezuela hasta la costa del Caribe al momento en que llegaron los europeos a Suramérica. Vivían ante todo en la región que hoy en día conforman los estados de Anzoátegui y Sucre.

El conquistador Garci González de Silva realizó en 1579 y 1580 dos expediciones de ataque contra los cumanagotos que habitaban en los Valles del Tuy. Por su parte Alexander von Humboldt los identificó como uno de los principales grupos indígenas en la Provincia de Nueva Andalucía. Siguieron siendo un pueblo claramente distinto hasta después de la Independencia de Venezuela. Para 1822 había unos 26 individuos de esta etnia en la zona al oeste de Cumaná.
En nuestra última expedición decidimos llegar hasta la encrucijada llamada El Boquete, ubicada en Los Altos de Sucre, en los límites geográficos del estado Anzoátegui y Sucre, lugar que lleva su nombre debido a su forma de vértice formado por dos gigantes montañosos que, como columnas de Hércules, forman una puerta natural en medio de la inmensidad de la serranía del Gran Turimiquire.

Los Altos de Sucre es un hermoso pueblo de montaña enclavado en el Macizo del Gran Turimiquire a una altura variable entre 600 y 800 mts sobre el nivel del mar y una población superior a los 10.000 habitantes, sólo a 30 minutos de Puerto La Cruz y a 1 hora de Cumaná, en el cual se están desarrollando diversas actividades e infraestructura para la atención del turismo nacional e internacional, notándose la variedad de talleres artesanales, dulcería criolla, posadas, restaurantes y el senderismo; que hace posible el disfrute de todo, durante los paseos programados o posterior a una mediana o larga caminata en familia por la montaña.
Actualmente se está desarrollando el senderismo en grupos y a primera hora de la mañana permitiendo disfrutar de los otros atractivos del pueblo durante el resto del día.

En la gráfica Jose Luis Maita y parte del equipo de jovenes escaladores
Escalar entre la espesa vegetación que conforma esta zona protegida de la naturaleza permite alcanzar el tan anhelado religare de la filosofía esotérica. Esa sensación no humana de volver a unirnos con Dios no tiene otro lugar distinto como escenario que el mismísimo Gran Turimiquire, por algo los indígenas aún lo definen como el “Trono de los dioses” y si existe sobre la tierra un lugar donde el contacto con la naturaleza se transforma en una experiencia religiosa es precisamente aquí.

Viejos shamanes cumanagotos guardan, de generación en generación, sus profecías.

Cuentan las tradiciones orales que en las simas de esta serranía del oriente venezolano los “dioses del cielo” acudían a traer mensajes a los hombres en fechas especificas: durante el solsticio de verano y el solsticio de invierno, es por ello que desde tiempos ancestrales nuestros indígenas, acompañados por sus sabios chamanes, subían en venerable peregrinación a las cúspides montañosas del Gran Turimiquire cada 21 de junio y luego los 21 de diciembre. La leyenda también señala que los “dioses el Gran Turimiquire” enseñaron a los Cumanagotos el secreto de la preparación del cazabe –producto hecho a partir de la yuka venenosa- , enseñaban cuando y como cultivarla, trajeron las semillas del café y del cacao por lo que se explica que hoy en día en el mundo aún no se sabe el porqué el cacao y el café de esta región es tan diferente al resto del planeta y es que ¿cómo pueden saber que estas frutas fueron traídas por los dioses a nuestros antepasados?

También enseñaron los dioses a nuestros antepasados moradores del Gran Turimiquire que: “el pueblo que habita en donde está nuestro trono –se refiere a los cumanagotos y por extensión los hab1tantes de esta serranía oriental- seran tomados como semilla, semilla recibieron del cielo y semilla devolverán a los dioses”. Esta profecía de los indios cumanagotos, transmitida de generación en generación, ha representado todo un misterio a lo largo de los últimos siglos pues aparentemente estaríamos en deuda con aquellos seres de luz que habitaron –o por lo menos tuvieron como trono- el Gran Turimiquire.
Pero la tradición también da un plazo para que se cumpla tal exigencia de los dioses del Gran Turimiquire con esta porción de la humanidad, pues la leyenda dice que: “llegará el día en que los hombres deberán pagar su tributo a los dioses del Turimiquire, en el dia que en el cielo se dibuje el gran arcoíris de todos los mundos, en la fecha del nuevo pacto, al tocar tres veces la última puerta, todos los mundos estarán al llegar la mitad del día, todos menos el que se dice amo y señor de todos los demás, ese día el hombre deberá entregar la semilla a quienes desde el cielo bajaran en busca de lo que dejaron en la tierra”

Este último párrafo de la profecía de los cumanagotos del Gran Turimiquire, nos hace penetrar en interpretaciones astronómicas que, aunque lejos del fin de este articulo, es preciso tocar aunque en forma superficial; ese tan anunciado día en el cual los dioses que colocaron su trono en plena serranía del Gran Turimiquire tiene una caracteristica astronómica especial, pues, se verá en el cielo un gran arcoidis de mundos, es decir deberá estar una buena parte de los planetas del Sistema Solar o por lo menos los conocidos. La leyenda excluye sólo a uno, “al que se dice amo de todos los demás” y ese no es otro que Jupiter, “el padre de todos los dioses”, el mandamás del cielo.
Sacando a Jupiter del juego, nomás falta interpretar lo que se quiere decir con la fecha del nuevo pacto, al tocar tres vecesla última puerta”. En los antiguos mitos a los solsticios se les llamaba "puertas". Por esas entradas cada estación daba acceso a un determinado grupo de energías o vibraciones. Por esas entradas cada estación daba acceso a un determinado grupo de energías o vibraciones. Por lo que no uqeda duda que la última puerta se refiere al solsticio de diciembre, hablamos del medio día del 21 de diciembre, ¿de qué año? Bueno si nuestros dioses del Gran Turimiquire son parientes de las deidades Mayas, Incas y Aztecas, podríamos presumir que caemos en la tan repetida decha: 21 de diciembre de 2012. ¡Hay mi Dios!
Ahora regresando al mundo moderno, lejos del Gran Turimiquire y sus tradiciones, utilizando el programa The Sky Astronomy Software, ingresando la precitada fecha, obtene,os la siguiente imagen del cielo del oriente venezolano para el 21 de diciembre de 2012:

¿Acaso no se asemeja esta rara alineación planetaria a un “arcoíris de mundos”, ¿no resulta extremadamente coincidencia que del 21 de diciembre de 2012, en pleno solsticio todos los planetas, la Luna y el astro rey se alineen con tal precisión matemática en el cielo? ¿Eran astrónomos nuestros indígenas cumanagotos? ¿Conocían de antemano esta distribución planetaria del 2012? ¿Volverán los dioses orientales a ocupar su trono a partir de ese día
¿Estarán relacionados los constantes avistamientos realizados en Sucre y Anzoátegui de Objetos Voladores No Identificados con los Dioses que se posan en las cumbres del Gran Turimiquire?
Cientos de avistamientos de OVNIS se reportan anualmente en el área del Gran Turimiquire, ¿acaso se relacionarán con los dioses que se posan en las cumbres montañosas?