Paul Cézanne


Paul Cézanne (19 de enero de 183922 de octubre de 1906) fue un pintor francés postimpresionista, considerado el padre del arte moderno, cuya obra estableció las bases de la transición entre la concepción artística decimonónica hacia el mundo artístico del siglo XX, nuevo y radicalmente diferente. Sin embargo, mientras vivió, Cézanne fue un pintor ignorado que trabajó en medio de un gran aislamiento. Desconfiaba de los críticos, tenía pocos amigos y, hasta 1895, expuso sólo de forma ocasional. Fue un «pintor de pintores»,[1] que la crítica y el público ignoraban, siendo apreciado sólo por algunos impresionistas y, al final de su vida, por la nueva generación (los nabis o la escuela de Pont-Aven).
Familia y primeros años

Cézanne nació el 19 de enero de 1839 en la ciudad de Aix-en-Provence, en el sur de Francia.[2] El 22 de febrero, fue bautizado en la iglesia parroquial, con su abuela y su tío Louis como padrinos.[2] El apellido «Cézanne» parece proceder de la localidad actualmente italiana de Cesana en los Valles Valdenses o Piamonte Occidental, y se ha asumido que en último término eran de origen italiano.[3] Su padre, Louis-Auguste Cézanne (28 de julio de 1798 - 23 de octubre de 1886),[4] era sombrerero, convirtiéndose en banquero en 1847, como uno de los socios fundadores de la firma «Cézanne y Chabanel», que prosperó a lo largo de la vida del artista, lo que le permitió una seguridad financiera inalcanzable para la mayoría de sus contemporáneos. Por otro lado, su madre, Anne-Elisabeth Honorine Aubert (24 de septiembre de 181425 de octubre de 1897),[5] era vivaz y romántica, pero se ofendía fácilmente.[6] De ella heredó Paul su concepto y visión de la vida.[6] Tenía también dos hermanas menores, Marie y Rose.[2] [7]
En 1852 comenzó sus estudios en el colegio Bourbon (actualmente, Colegio Mignet) de su ciudad natal, donde entabló relación con Émile Zola, que estaba en una clase inferior.[8] [7] Permaneció allí durante seis años, aunque en los dos últimos fue alumno externo.[9] En 1857 se inscribió en la Escuela de Dibujo de Aix, asistiendo a los cursos de Joseph Gibert, director de la escuela y del museo de bellas artes de la ciudad.
Desde 1859 hasta 1861 estuvo matriculado, por influencia paterna, en la facultad de Derecho de la Universidad de Aix, mientras seguía recibiendo lecciones de dibujo.[11] Pronto comprendió que su verdadera vocación era la pintura. Instaló su primer estudio en Jas de Bouffan, la casa de campo de su padre. La decoró con temas referentes a Las cuatro estaciones (1860), que firma, con ironía, como «Ingres».[10] En 1861, después de una serie de encarnizadas discusiones familiares, recibió una pequeña asignación y marchó a estudiar arte a París. Le animó mucho a adoptar esta decisión Zola, quien vivía en la capital desde 1858.

No hay comentarios: