10 consejos sexuales para todos los gustos

Estos consejos fueron pensados con la intención de proveer a mujeres heterosexuales herramientas que las ayuden a tener una buena primera cita sexual con el hombre que deseen.
Se aclara:
-Que no cuentan experiencias anteriores.
-Que no es necesario tener condiciones físicas especiales.
-No son aplicables a enamorados ni en parejas estables ya que son unicamente para sexo casual.
-Esta práctica tiene como objetivo el pasar un buen momento de esparcimiento sexual y ser recordado como a alguien inolvidable.

Pero antes vamos a situarnos en la previa o sea en una posible charla vincular para este encuentro.

Sabemos que muchos encuentros sexuales se ven frustrados por desconocimiento del cuerpo del otro y hasta del nuestro ya que es muy común que establezcamos prejuicios propios y ajenos ante una posible escena sexual. Por eso es muy importante pensar hasta donde podemos llegar con quien nos estamos relacionando, ya sea un conocido, un extraño o un amigo, estos valores y conclusiones se ven claramente en una charla ciertamente desinhibía.

Pero más allá de variables o posibles combinaciones de acercamiento en cuanto a una comunicación, hablando en terminologías sexuales al hombre heterosexual natural se lo puede simplificar en cuestión de gustos. Igualmente, si hay algo que es indiscutible es que nosotros los hombre podemos apreciar, sobre cualquier valor agregado estético, la actitud sexual de una mujer. Si la mujer es permeable a su propia fantasía puede erotizar a cualquier hombre y esto está más allá de la condición de belleza física propia. Obviamente entonces esto que justifica la mujer: yo no tengo buen lomo o estoy media pasada de peso o me faltan tetas o tengo el culo totalmente caído, no es un impedimento para ratonear a un hombre. Es más, una mujer que viene con el valor agregado de belleza que le proporciona la misma naturaleza está más expuesta al fracaso por la simple cuestión de proporcionar mas a su imagen visual de lo que en realidad da en la cama.

Así que Mujeres, esas excusas ya no existen porque nosotros los  hombres solo vencemos los prejuicios en cuanto a gustos físicos cuando nos enfrentamos a una mujer con actitud. Una buena actitud sexual supera hasta ciertos inconvenientes técnicos tales como un problema de mal aliento, estar indispuesta, olor a transpiración. Estos son problemillas bastantes comunes.

¿Cómo es una mujer con buena actitud sexual?


Una mujer con actitud se resume fácilmente como aquella que para llegar a su objetivo indaga al hombre hasta saber qué es lo que quiere o le gusta en la cama y que lo que le da valor agregado es no usar sostén, solo una blusa corta que deje notar apenas el relieve de sus pezones sobre la tela, por ejemplo.

Esa mujer, créanme, que no va pasar desapercibida sexualmente jamás frente a un hombre.

Mujeres esa arma no falla nunca ¡Usenla!

Después de tener toda la data o detalle que quiera saber como simple curiosidad, sumado a no usar sostén y menos “armado”, tienen que realizar preguntas, algo esencial para una buena comunicación sexual:

-¿Te gusta que te digan cosas mientras lo haces? O sea, hablarles.

-¿Te gusta que te puteen? Poco, mucho o variado.

-¿Existen palabras que particularmente hagan que te calientes?

-¿Eres callado? O sea, ¿decís algo o te gusta putear?

Con esa data, que podría definirse como mínima, una mujer ya puede saber si con ese tipo la va a pasar bien o no, si es activo, desinhibido, si le gusta someter o que lo sometan.

Si el tipo no dice nada, o sea si es MUDITO, o no le gusta que le digan nada NO PIERDAN EL TIEMPO, con ese hombre nunca van a poder disfrutar y si lo hacen es por casualidad. Ahora si le gusta que le digan cosas y si él también es provocador estamos frente a un posible buen encuentro sexual desinhibido.

Luego de recolectar toda esta data y si el tipo te va no dudes en invitarlo a tu casa para tomar un café. Eso mismo es definir la situación con actitud y sin rodeos y no falla si el hombre se encuentra mínimamente interesado.

Si eres tímida, tomate unas copas de vino o algo que te afloje antes de hacerlo. Cuando ya éste en tu casa, tratá de llevarlo a un sillón o algún lugar cómodo. Si tenes mascota encerrala en otro hambiente. Y frente a todo siempre ten buena predisposición.

Ahora si, no hay marcha atrás, el hombre que te gusta está en tu departamento y es hora de comenzar. Pero… dejá las luces encendidas…

1) Romper el hielo



Algo difícil de hacer para muchos hombres y mujeres es dar el primer beso, simplemente porque siempre está la percepción inconsciente del rechazo o la negación. Pensamos que puede salir mal por cuestiones de inseguridad.

Al hombre le gusta observar siempre una buena actitud sexual por parte de la mujer. Es por eso que si vos empezás a tocar tu cuerpo, tus pechos, tus pezones y tu vagina frente a él seguramente quedará paralizado. Solo tenes que provocarlo y mantener distancia, no mirarlo, o sea masturbarte como si estuvieses sola. Es muy importante crear esa situación de distancia, como si él fuese solo un espectador. No te preocupes! Él no se irá pensando que sos una loca o desubicada, solo te va mirar sorprendido y se va a ratonear. Y si te quiere tocar no lo dejes, decile que te mire mientras terminas de sacarte toda la ropa.

2) Las palabras…

Luego de esta intro sigue masturbándote frente a él y hazle caras bien de películas. Mirándolo a los ojos decile, en voz muy bajita cosas como: “¿Tenes leche para mi?” o “¿Me vas a romper la colita HDP?”.

3) Sexo Oral al hombre

Sacale la ropa bien rápido. A los nosotros nos gustan las cosas lentas. Sin dudarlo, antes de nada, sexo oral muy rápido utilizando mucha saliva y de vez en cuando escupiéndonos el pene. Es importante que mientras haces esto  mires a los ojos y agregues preguntas frases como ¿A donde me la vas a tirar, en la cara o en la boca?

4) Sexo Oral a la mujer

Si te practica sexo oral, mientras te la chupa agarralo de los pelos y di: “no pares de chupar, estoy re mojada”. Eso hará que él se excite más y por ende dará más.

5) El momento…
Ya casi llegamos a la penetración. Ponete arriba como primera posición, es muy importante que sea de esta forma porque vos estarás dominando la situación. Metete vos misma en pene en la vagina, no dejes que lo haga él, eso suma mucho porque siempre estás un paso adelante de lo que él quiere. Cuando lo hagas dejá notar algún gesto de placer y sumale alguna frase del tipo “que dura que está, HDP!, mientras vos estás muy relajada.

6) Más…


Mas allá de todas las posiciones que hagas siempre intentá que él te vea la cara. Lo más importante es clavarle la mirada como si te lo quisieras comer.

No dejes de estimularlo con detalles, por ejemplos mientras te está dando, abre tú misma tu cola, eso le dará la sensación de que querés aún más.

7) Técnicas de complemento I

Involucran que él mire cuando te penetra y que tú, a su vez, puedas masturbarte tocándote el clítoris, mojándote los pezones con saliva o estirándotelos con la punta de los dedos mientras te los miras y gimes, creando un clima de juego contigo misma. También es muy efectivo, si llegas, lamerte los pechos, esa actitud nos calienta a todos los hombres.

8) Técnicas de complemento II


Si te gusta el sexo anal, mientras te lo practica mastúrbate con actitud de insaciable, mojándote la vagina con mucha saliva mientras él observa todo.

Si “no” te gusta el sexo anal o te da miedo, solo provocalo verbalmente “¿Cuando me la vas a meter por el culo?” o “quiero que me acabes adentro del culo”. Eso funciona siempre, verás que él se va a excitar mucho más, quizás llegué antes y no te pase nada.

Indudablemente luego de decir eso te la va a querer meter, pero tú di que ahora no, que lo dejen para el final. Esto es como en un juicio oral no importa lo que ES sino lo que se entiende en ese momento.


9) Casi el fin…

Cuando veas que está por terminar, sal y pajealo más rápido que nunca mientras que por momentos le chupas el pene, esta vez succionando fuerte la puntita, el glande, y lubricando con mucha saliva. Cuando percibas que llegó el fin, dejá que te acabe en la cara, si no te importa en la boca. Tragate todo pero sin poner cara de asco, recuerdá la actitud.


Una vez que eyacule, sigue chupándosela y succionando por uno o dos minutos más con gesto de mucho placer y aunque él se resista no lo dejes salir.

Si no soportas que te acaben en la boca o en la cara una técnica muy efectiva es ubicar tus labios sobre el frenillo del glande (succionado y apenas rozando con los dientes) mientras que con la mano lo masturbas, ejerciendo presión con tu boca el pene se arqueará y el esperma caerá sobre tu mano.

10) Fin…

Besalo y decile que estuvo buenísimo. Mujeres, creánme que si aplican gran parte de esta lista de consejos sexuales ninguno de nosotros los hombres podremos llegar a olvidarlas a ustedes.

Suerte en sus próximas aventuras