Presidente Chávez es operado de urgencia en Cuba


El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fue sometido este viernes a una intervención quirúrgica de urgencia en La Habana, Cuba, por un problema de pelvis, según lo informó el canciller Nicolás Maduro.
"El presidente Chávez -ya casi totalmente restablecido de la lesión de unas de sus rodillas- presentó una nueva dolencia de salud (...) un absceso pélvico que ameritó la decisión del presidente Hugo Chávez de someterse de manera inmediata a un procedimiento quirúrgico correctivo", dijo Maduro.
El comunicado del canciller también señala que el cuerpo médico que atiende al mandatario venezolano estima que en pocos días estará en condiciones de regresar "de manera segura a Venezuela" y que los venezolanos estarán "debidamente informados" acerca de su evolución y regreso.
Chávez se encuentra de visita en Cuba como parte de una gira que inició esta semana, que ya lo ha llevado a Ecuador y Brasil para revisar temas bilaterales con socios estratégicos en la región.

¿Qué es un absceso pelvico?

Un absceso es una acumulación de pus, generalmente causada por una infección bacteriana.
En términos generales un absceso es una colección de material purulento en alguna parte del cuerpo. Una infección produce alguna cantidad de pus y el cuerpo procede a aislarlo y formar una barrera protectora.
De acuerdo con la Médico cirujano Luisa Morales, un acceso pélvico en un hombre puede ocurrir en el tracto urinario (uretra, vejiga, próstata), digestivo (ano y recto), o en algún lugar de la piel, bien sea en la zona pélvica o del abdomen.
Debido al encapsulamiento de los abscesos el tratamiento con antibióticos resulta difícil, y se recomienda su drenaje quirúrgico. Hoy en día en el caso de los abscesos internos típicamente la operación se realiza por vía laparoscópica (mediante pequeños tubos que se insertan en el cuerpo para llegar a la zona afectada).
Cuando las bacterias invaden el tejido sano, la infección se extiende por toda el área. Algunas células mueren y se desintegran, dejando espacios en los que se acumulan líquido y células infectadas. Los glóbulos blancos, los defensores del organismo contra la infección, se desplazan hacia estos espacios y después de engullir a las bacterias, mueren.

La acumulación de glóbulos blancos forma el pus, una sustancia cremosa que llena la zona. A medida que el pus se deposita, el tejido sano es desplazado. Al final este tejido acaba creciendo alrededor del absceso hasta rodearlo; el organismo intenta de este modo evitar una mayor extensión de la infección. Si un absceso se rompe hacia dentro, la infección puede extenderse tanto por el interior del cuerpo como bajo la superficie de la piel, dependiendo de dónde se encuentre el absceso.

Una infección bacteriana puede generar un absceso de varias formas. Por ejemplo, una herida punzante hecha con una aguja sucia puede hacer llegar bacterias al tejido subcutáneo. A veces las bacterias pueden diseminarse a partir de una infección de otra parte del organismo. Así mismo, las bacterias que normalmente viven en el cuerpo pero no causan daño alguno, ocasionalmente pueden provocar un absceso. Las posibilidades de que éste se forme aumentan si hay suciedad o un cuerpo extraño en la zona infectada, si la zona de invasión bacteriana tiene un bajo aporte sanguíneo (como sucede en la diabetes).
 especialmente en la cara.
Los abscesos pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluyendo los pulmones, la boca, el recto y los músculos. Son bastante frecuentes en la piel o debajo de ésta.

No hay comentarios: