Los grandes secretos de la Ayahuasca


“ . . . año tras año busqué (en vano) a dios “por encima de la Luna y las estrellas”, y sólo después llegué al descubrimiento que el principio divino habitaba en lo más profundo de mi interioridad.”

JAN LUYKEN


Poeta místico del siglo XVII

La palabra AYAHUASCA, pertenece al quechua (idioma de los INCAS, la antigua cultura peruana), y significa “soga del alma” o liana que nos lleva al mundo de los espíritus.  Esta palabra, se usa en la amazonía peruana, en dos acepciones:
1. AYAHUASCA, vegetal BANISTERIOPSIS CAAPI, lianas, enredaderas o sogas de Ayahuasca, que se produce en la selva amazónica.
2. AYAHUASCA, bebida sacra, que se prepara en base a Banisteriopsis Caapi y Psychotria Viridis (Chacruna), entre otros elementos. Esta bebida especial provoca estados de carácter curativo, místico y visionario.
Otro sentido contemporáneo, entiende a la Ayahuasca como una extraordinaria substancia química, equivalente a un neurotransmisor u hormona cerebral, que activa el psiquismo y pone de manifiesto o revela las infinitas potencialidades humanas.
Entender a la Ayahuasca como la “LIANA QUE NOS LLEVA AL MUNDO DE LOS DIOSES”, resume el sentido general, esencial y ancestral, de la experiencia de beber esta bebida, y su profundo e intrínseco carácter místico.
Mitológica y tradicionalmente, se entiende que la Ayahuasca es la máxima deidad de toda la realidad natural. La Ayahuasca es la madre (espíritu o alma) de todas las madres. Se concibe tradicionalmente, que en la naturaleza, el agua, las piedras, la tierra, los animales y cada una de las plantas, tienen un ánima – alma que las sustenta. De todas estas ánimas, la ánima de mayor dimensión, es la “Madre Ayahuasca”, espíritu de todos los espíritus. Hablar de la Ayahuasca, es hablar de la mayor vibración (conciencia cósmica) contenida en la naturaleza. En este sentido, Ayahuasca equivale a Dios, en el sentido más amplio, profundo y panteísta del concepto.
Además de ser la suprema deidad, la Ayahuasca es también la “Planta Maestra” por excelencia. Es así que la Ayahuasca, ha venido a constituir el elemento más importante para entender el chamanismo, la religiosidad, el misticismo, las artes y otras prácticas culturales amazónicas. Es más, la misma cultura, se habría generado a partir de las experiencias extáticas de beber la Ayahuasca, en una dinámica, entre el hombre, la naturaleza y la sociedad.
La Ayahuasca, tiene un importante valor y significado, no sólo para nuestros pueblos aborígenes, sino también para los habitantes de las modernas ciudades, porque el estado extraordinario de iluminación de la conciencia (trance) que se logra alcanzar, es una auténtica y efectiva fuente desarrollo personal.
Psicológicamente, esta bebida mágica nos ofrece la posibilidad de acceder a nuestro mundo inconsciente o subconsciente y conocernos plenamente. Estos vegetales nos abren una puerta para experimentar lo sagrado e integrarnos con todo lo maravilloso que existe en la naturaleza. La Ayahuasca permite desarrollar el arte del encantamiento y ensimismamiento: Las personas que beben Ayahuasca, van desvelando y descubriendo el misterio que son. Esta apertura, equivale a una nueva dimensión de conciencia.
La experiencia de beber Ayahuasca, es como experimentar un sueño, pero mientras estamos despiertos. Sentir los efectos de la Ayahuasca, es como soñar, pero con plena conciencia del contenido de las imágenes y de las emociones que constituyen el sueño. Esto es, acceder a la infinita información que contiene nuestro sub-conciente o mundo espiritual, logrando con ello, la conquista del vasto conocimiento de uno mismo.
SABIDURÍA = SOPHIA ( Sophia )             
Sabiduría, es la suprema y prudente comprensión de todas las cosas, resultado de la experiencia y madurez. Sabiduría, es un saber universal, tanto teórico como práctico. Los antiguos griegos por ejemplo, relacionaban ciencia con experiencia y saber con virtud.
No ajenos a esta manera omnisciente de entender la realidad, la práctica de beber la Ayahuasca, nos ha conducido, hacia el cultivo de una sabiduría íntegra, que implica tanto el conocimiento del ser humano como de la naturaleza en su totalidad. La naturaleza es nuestra madre (PACHA MAMA - MADRE TIERRA), y la Ayahuasca, parte esencial de la tierra, es nuestra planta maestra, proveedora de sabiduría y poder para lograr plena felicidad en nuestra vida.
“Ayahuasca Sabiduría” es el cultivo de conocimientos inspirados en nuestros delirios extáticos con la “Planta Maestra” Ayahuasca.
PLANTA MAESTRA          
Entendiéndonos UNO con la naturaleza, el conocimiento brota de esta unidad esencial. Nuestra práctica de beber Ayahuasca, consolida nuestra atenta observación, funde nuestra mirada profunda, tanto interna como externa, de la naturaleza.
Aunque para algunos parezca absurda esta concepción gnoseológica, la naturaleza nos enseña mucho. La mejor maestría es de la propia naturaleza, el cosmos – orden. En este sentido nuestra tradición amazónica ha entendido a la Ayahuasca como una “Planta Maestra”. Planta y deidad que nos enseña la sabiduría completa para la vida.
Esta sabiduría abarca:

1. El conocimiento chamánico, para reestablecer la salud física-orgánica y psicológico-espiritual.
2. El conocimiento para la vida familiar, que permite realizar una convivencia armoniosa entre todos los miembros de la familia.
3. La lucidez para desarrollar las virtudes personales, que permiten realizar bien nuestra labor productiva o profesional.
4. El despertar y desarrollo de nuestra inteligencia múltiple, para resolver con precisa sensatez cualquier tipo de problema.
RAZÓN MÍSTICA    
Nuestra capacidad “racional” de ver las cosas no se debería contraponer para nada con nuestra capacidad “mística” o inefable, de vivir la totalidad. En tal sentido, se trata de integrar nuestro ser racional-material con nuestro ser místico-espiritual. Estas dos dimensiones reales de nuestro ser, no deben contradecirse; todo lo contrario, se trata de integrarlos armoniosamente; se trata de lograr la mayor reconciliación de ambos aspectos en uno mismo. Nuestro cuerpo material y nuestra infinita conciencia, son dos manifestaciones de de una sola y maravillosa gran unidad, que somos nosotros los seres humanos integrados con la totalidad. Nuestro cuerpo y nuestra mente, c onstituyen una maravillosa unidad biológica. 
 BENEFICIOS FÍSICOS Y MENTALES
Entendemos que el ser humano es una realidad bio-psico-socio-cultural, y por ello, somos una gran unidad, que integramos en nuestra constitución, de manera indesligable, a los planos: físico y mental. La propiedad fundamental que produce nuestra bebida Ayahuasca, es la de despertar nuestra conciencia. Bebemos Ayahuasca para pensar y repensar, para descubrir y re-descubrir, para extender y extender, cada vez más y más, nuestra infinita conciencia. Así, la Ayahuasca, pone en actividad algunas funciones cerebrales, cotidianamente inactivas o neutralizadas.







Este despertar de la conciencia, es en otros términos, el conjunto de bondades, ventajas curativas o beneficios reales que produce la Ayahuasca, que describimos a continuación:

        PURGA, LIMPIEZA FÍSICA (orgánica) Y PSICOLÓGICA (espiritual)
      La Ayahuasca, es conocida y empleada tradicionalmente, como un purgante para el cuerpo y para el alma. Al beber ayahuasca, realizamos una profunda limpieza orgánica y psicológica-espiritual. La Ayahuasca, es medicina mágica que produce efectos rehabilitadores reales. Diversos malestares orgánicos han sido tratados, y aun todavía, ésta maravillosa substancia nos sigue admirando, con la variedad de problemas físicos que resuelve, luego de una consecuente etapa de tratamiento.

          PARA TRATAR LAS ADICCIONES Y TOXICOMANIAS.
       La ayahuasca permite rehabilitar toxicómanos o sujetos de comportamiento compulsivo. Es un excelente remedio para tratar las dependencias, sean de drogas duras o prohibidas y también las aparente e inofensivas drogas legales. Por su reveladora capacidad de cohesionar la conciencia despierta con el mundo sub-conciente, re-encausa el sentido de vida existencial que el enfermo o toxicómano ha perdido.

          AUTO-CONOCIMIENTO, AUTO-EVALUACIÓN, AUTO-ANÁLISIS.
      La purga con Ayahuasca, es una purga integral, y por lo tanto, abarca también y necesariamente, una “purga” de tipo psicológica. Se trata de la expulsión de auto-condicionamientos mentales que nos son perjudiciales. La Ayahuasca nos permite realizar la autocrítica de mayor calidad de toda nuestra existencia. Es la auto-evaluación más completa; es el balance o auto-análisis de mayor provecho que podemos lograr. Es visualizar detalladamente nuestra vida, para a partir de este reconocimiento buscar las soluciones más pertinentes a nuestras dificultades latentes. El logro del desarrollo de este auto-conocimiento, es dirigir nuestra atenta mirada a nosotros mismos.
          LA TERAPIA DEL VUELO MÁGICO.

      La etapa de purga psicológica del trance, se suele presentar como una lucha contra nuestros propios temores; en tal sentido, se asume el reto de pasar por terrenos oscuros de nuestro sub-conciente, para ascender luego al cielo, donde se haya la paz, la armonía o la curación. Esta trayectoria tiene el esquema (proceso curativo) que consiste en liberarse de los fantasmas psíquicos, exorcizar nuestros propios demonios, para luego, liberados y purificados, alcanzar la paz y la salud.

        REGRESIÓN o INTROSPECCIÓN.
       Recorrido profundo a través de nuestra evolución psíquica, revisando cada etapa de nuestra vida para una mejor auto-comprensión. Es una verdadera reviviscencia, un verdadero y real volver a vivir algunos pasajes de nuestra vida, para superar conflictos. Téngase en cuenta que esta retrospección, es la base necesaria para mirar hacia nuestro porvenir. Una mirada clara y completa hacia el pasado, permite proyectarse solidamente hacia el futuro.

          RECONOCIMIENTO DE NUESTRA EVOLUCIÓN PSÍQUICA
      Este proceso regresivo, desbloquea traumas, miedos, fobias; bloqueos emocionales implantados en nuestro subconsciente durante nuestra infancia, vida intrauterina o incluso, posibles vidas anteriores las cuales representan nuestras tendencias y limitaciones actuales. La Ayahuasca nos permite desarrollar nuestro propio aprendizaje inherente a la propia línea evolutiva y descubrir o redescubrir cual es nuestro objetivo personal, cuáles son las decisiones correctas en la vida cotidiana que debemos tomar.

      CONSCIENCIA DE NUESTRA SUBCONSCIENCIA.
      El subconsciente es lo oculto de nuestro ser, es la memoria de todas las experiencias que nuestro consciente no recuerda. El subconsciente es donde se instauran los traumas, los miedos y los recuerdos que de forma inconsciente nos afectan sin saber de donde salen. La capacidad que tiene la Ayahuasca de abrir el subconsciente la convierte en una sustancia de gran potencial en auto-psicoterapias.
   
      FUNCIÓN ADAPTOGENA

      La ayahuasca, permite desarrollar procesos cognitivos que permiten una mejor comprensión del medio social en el que vivimos, y con ello se produce una plena comprensión del papel que nos toca cumplir en la sociedad. La Ayahuasca cumple función adaptógena o socializadora. Se resuelven así, desajustes y contrariedades relacionadas con la posición que nos toca ocupar en el mundo; esta función tiene que ver con descubrir el sentido que tiene nuestra existencia.
 LA AYAHUASCA ES UN DESALUCINADOR
      Estas "plantas maestras" son mal llamadas drogas o alucinógenos, cuando realmente son DESALUCINADORES, pues nos permiten percibir la realidad tal cual es, y salir de la alucinación cultural y social en la que podemos estar entrampados. Mucha gente se haya alucinada, extraviada con respecto a no tener claro lo que están haciendo en la vida. Mucha gente se haya envuelta en una enfermiza ilusión y por lo tanto son victimas de un proceso decadente de enajenación o alienación en todo los niveles. La Ayahuasca rompe esa ilusión, despierta y presenta al mundo y la vida tal y como son. No existe mejor forma de poner los pies sobre la tierra, que bebiendo Ayahuasca y despertando de todas nuestras alucinaciones socio-culturales.
 DESARROLLO DE LA IMAGINERIA MENTAL.
 
      La creatividad, inspiración y mayores recursos para innovar cosas e ideas, se ponen de manifiesto o en actividad. Al lograr una ampliación de la conciencia, tenemos con esto, mayores recursos para crear y recrear, para pensar mejor y realizar mejor nuestras actividades.
          EXPERIENCIA DE ÉXTASIS MÍSTICO




      La innata búsqueda espiritual, se canaliza y concretiza, al ingresar en la dimensión mágica de la Ayahuasca, que permite sentir y vivir a Dios dentro de uno mismo.
          CONCIENCIA CÓSMICA O MÍSTICA
      Además de los ordinarios estados de conciencia con los que solemos vivir cotidianamente, podemos ascender a verdaderos estados elevados de conciencia; estos estados se logran a través de las experiencias místicas (estados supremos de conciencia, conciencia iluminada o cósmica) donde se trasciende las fronteras usuales del ego y se siente uno con el universo.
      Nuestra plena realización en la vida, incluye aprovechar estos elevados estados de conciencia para orientar mejor nuestra vida. 
        REALIZACIÓN ESPIRITUAL.
      Se logra transitar por un camino de apertura espiritual y auto-descubrimiento, de nuestro ser esencial. Es el verdadero reconocimiento de nuestra alma, y por ende, reconciliación con la totalidad, es decir, contacto con la suprema deidad cósmica.

         MÁS ALLÁ, DE UN LIMITADO Y MECÁNICO PENSAMIENTO RACIONAL

      Diversas culturas en el mundo, han elaborado y desarrollado complejos saberes y técnicas para el manejo de los diversos estados extraordinarios de conciencia. Los seres humanos desde siempre, fueron concientes de la necesidad de conquistar estos reveladores estados de conciencia. Con el proceso del desarrollo de la sociedad (civilización), los hombres han ido configurando, domesticando y acondicionando su manera de pensar a determinados cánones o esquemas.
      Uno de estos modelos de pensamiento, es el generado por el mundo occidental, basado en la “razón científico-filosófica tradicional”. Pero no olvidemos que este modelo de razón, es sólo eso, un modelo racional; no es el único. En tal sentido, el proceso de racionalización del mundo, que va desde los primeros mitos hasta la ciencia actual, es un proceso que ha ido integrando paulatinamente diversos aspectos de la realidad, cada vez más amplios. Por lo tanto, la racionalidad humana, también ha ido creciendo e integrando, cada vez más, nuevos y diversos ángulos de comprensión racional de las cosas.



      Algo que debemos comprender, es que nuestros esquemas racionales que pretenden explicar las cosas, tienen que adaptarse a las cosas y no pretender que la naturaleza se adapte a nuestros esquemas conceptuales. Sigmund Freud precisamente, señalaba que el mundo de nuestro subconsciente, era una parte de la realidad que no se ajustaba a ninguna lógica ni esquema racional convencional.
      Se hace necesario entonces ser muy prudentes con respecto al intento de entendernos profundamente. En este sentido la Ayahuasca, nos permite mayor apertura y sensatez en cuanto a querer comprender la realidad, haciendo uso de una racionalidad flexible, prudente, abierta, y por supuesto evitando entramparse en el dogmatismo científico, filosófico o religioso.
      AGUDA SENSIBILIDAD, EMPATIA Y VISUALIZACIÓN INTERIOR.

      Lo primero que podemos experimentar cuando bebemos Ayahuasca, es una finísima agudización de nuestros sentidos. Esta mayor percepción sensible estimula inmediatamente una mayor capacidad de comprensión, así como un manejo más sincero y efectivo de nuestras emociones y sentimientos.

      Se logra así, una reconciliación con las personas que nos rodean, así como también con todas las cosas artificiales o naturales que nos circundan. La Ayahuasca nos permite vivir una gran empatía, una completa comunicación con la totalidad y además nos permite ver dentro de nosotros mismos. La finísima agudización de nuestras facultades, es lograr la clarividencia.

No hay comentarios: